Bases económicas en actividades

Bases económicas para la participación artístico-cultural en La Molinera

Cuando se presentó públicamente la Molinera llevábamos un considerable plazo de tiempo trabajando de manera interna en cuestiones logísticas, legales y comunicativas. Las bases ideológicas del proyecto estaban bastante delineadas, pues este nacía de la voluntad de personas que compartíamos militancias y luchas, y que teníamos claro desde el principio qué buscábamos. Las bases económicas para sostener el proyecto estaban, sin embargo, por delimitar. Había que sortear de la mejor manera posible un buen número de contradicciones, confrontando las expectativas idealistas con las posibilidades materiales y resolviendo la ecuación de manera que nos sintiéramos cómod@s con una labor que tuviera impacto real y que estuviera en sintonía con nuestros principios.

La Molinera se piensa como un espacio que debe estar abierto a organizaciones, colectivos, movimiento vecinal, grupos artísticos, movimientos sociales, iniciativas culturales, asambleas, etc. Un espacio para el activismo y para la formación. Un espacio que, a pesar de su aspecto exterior, un tanto “bunkerizado”, sea sentido como abierto, como patrimonio común de toda la gente que sueña y construye, a diferentes escalas y con diferentes niveles de compromiso, una alternativa al status quo vigente. La Molinera aporta a la ciudad un espacio de una naturaleza y con unas características que desgraciadamente ningún otro lugar reúne, y en lo fundamental pretende ser un proyecto potenciador de la lucha popular en Valladolid por un lado, y contribuir a un nuevo modelo artístico, cultural y científico, por el otro. Esto solo se puede lograr mediante el compromiso y el esfuerzo.

Un proyecto así solo funciona cuando la gente que se acerca a él lo hace con la predisposición y actitud de aportar. Quienes pusimos en marcha el proyecto hemos aportado -y seguiremos haciéndolo- nuestro tiempo, dinero, habilidades y conocimientos para hacer realidad el Centro Social la Molinera. Creemos que hay que “hacer escuela” en base a estos principios, y por eso solicitamos a la gente que participe de la Molinera que también comparta -o cuanto menos, acepte- estos criterios. Por eso la Molinera no es un espacio del que alguien pueda esperar obtener un rédito económico particular. Quien piense otra cosa, se está equivocando de lugar.

Desde la Molinera declinamos pagar una bonificación a las personas que realicen un espectáculo o impartan un taller. En estos meses hemos tenido, desde un plano artístico-cultural, a personas compartiendo su música, aportando sus conocimientos culinarios en clases de cocina, dando talleres de caligrafía, recitando sus poemas, haciendo demostraciones deportivas, realizando teatro… por citar solo algunos ejemplos. Algunas de estas personas se dedican profesionalmente en las artes o habilidades que han venido a desarrollar a la Molinera, esto es, sustentan su economía a partir de esas actividades. En muchos casos son trabajos muy precarizados, que tienen que ser complementados con otros empleos al estar escasamente remunerados. Somos sensibles a esta realidad, que como jóvenes precari@s es también la nuestra. Sin embargo, ninguna de ellas ha cobrado nada, y así ha de seguir siendo. Esas personas han entendido que su aportación a la Molinera ha sido en clave artística, de la misma manera que otras personas dedican su tiempo a instalar el sistema eléctrico, a preparar una charla, a diseñar un cartel, a rehabilitar y decorar el espacio o a fregar el suelo después de cada evento, por poner algunos ejemplos prácticos y cotidianos que enfrentamos.

En la Molinera, sin embargo, nos parece plenamente adecuado que quien desee “pasar el bote” después de su actuación o taller tenga total libertad para hacerlo, y que las personas que hayan participado en esas actividades tengan la misma libertad para decidir si quieren colaborar económicamente con l@s compañer@s, y con qué suma. Entendemos que en estos actos también se pueden colocar distribuidoras de material (camisetas, CD’s, libros…), pero de una manera puntual y siempre en relación con las actividades que se estén llevando a cabo (esto es, no se pueden dejar de manera permanente en la Molinera materiales para que se vendan).

Con estas decisiones conseguimos varias cosas: primero que el espacio siga siendo absolutamente abierto a todas, independientemente de su situación económica; segundo, que quienes pretenden acercarse meramente con intenciones lucrativas se mantengan al margen; tercero, construir en el espacio dinámicas de intercambio cultural que no sean necesariamente monetarizadas, siempre teniendo en cuenta que l@s artistas tienen exactamente el mismo derecho a vivir de su trabajo que cualquier otra persona que se desempeñe en cualquier otra actividad laboral.

Dada la variedad de posibilidades que en la práctica se pueden plantear, contemplamos tres excepciones:
Cuando en casos específicos la Molinera tenga que hacer frente a gastos extraordinarios, podrá solicitar un bono apoyo con un precio máximo (7 euros). El dinero recaudado irá siempre para el proyecto comunitario de la Molinera, nunca para la gente que actúa, toca o dirige un taller.
Algunos talleres pueden conllevar un gasto de inscripción. Desde la Molinera se garantiza que esa suma se emplea íntegramente en la compra de materiales para desarrollar el taller; la persona que lo imparte no se lleva ni un céntimo de esa inscripción.
La Molinera puede ser un espacio desde el que contribuir a la financiación de organizaciones o causas justas. Un buen ejemplo podría ser el de sacar fondos para engrosar una caja de resistencia para pagar multas a personas represaliadas por su activismo. En ese caso, la asamblea gestora de la Molinera estudiará las propuestas antes de darles luz verde.

Hemos llegado a estas conclusiones después de un intenso y prolongado trabajo de reflexión colectiva. Esperamos que este documento sirva para clarificar las bases económicas que manejamos ahora mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *