Presentamos ‘La Molinera’

Un grupo de vallisoletanas hemos decidido dar un paso adelante y recuperar para la vida pública de la ciudad este espacio que se encuentra tras nosotras, y que hemos bautizado con el nombre de La Molinera. Llevamos varios meses trabajando en materializar este proyecto que hoy, finalmente, podemos presentar públicamente.

Presentación Centro Social La Molinera
Presentación Centro Social La Molinera [Foto: ÚltimoCero]

Consideramos, con todas las evidencias de nuestra parte, que tanto instituciones como propietarios han hecho dejación de funciones en la preservación de este espacio patrimonial, catalogado como Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León en 1991. Con más de 160 años de historia, nos encontramos ante la antigua fábrica harinera de La Perla, vinculada a la actividad agraria e industrial en torno al Canal de Castilla. Vivió episodios tan relevantes como los Motines del Pan y resurgió de sus cenizas tras un devastador fuego en 1912. Cientos de personas trabajaron entre sus muros, hasta que finalmente cesaron las actividades en 2006.

Después el edificio, como es bien sabido, ha sido objeto de operaciones especulativas de gran calado, transformándose en un hotel de lujo cuyo responsable se fugó de la noche a la mañana dejando a la plantilla sin cobrar su salario; por cierto, las trabajadoras han ganado recientemente el juicio al respecto pero aún no han cobrado sus nóminas atrasadas, su finiquito ni sus indemnizaciones. Conviene recordar que para poder convertir la fábrica en el primer y único hotel de 5 estrellas en la ciudad hubo que modificar el Plan General de Ordenación Urbana, y que tal operación se saldó con la imputación de una docena de personas, entre ellas Javier León de la Riva y su concejal de urbanismo. En esta rehabilitación se hizo además un uso fraudulento de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional. Remarcamos lo sustancial de esta involución: de ser una pieza industrial importante y emblema de la soberanía alimentaria castellana a convertirse en un reducto para el turismo de unas pocas personas con elevadas posibilidades adquisitivas, y eso gracias el dinero de todas.

En los meses que siguieron al cierre del Marqués de la Ensenada en enero de 2017, el inmueble fue desvalijado, se convirtió en un espacio de trapicheo y consumo de drogas, se destruyó o saqueó gran parte del mobiliario y de las instalaciones de luz y agua. El sótano, donde aún permanece maquinaria de gran valor patrimonial, se encontraba parcialmente inundado. La tarde del 28 de abril de 2018 cayó la gota que colmó el vaso de toda paciencia. Un incendio provocado produjo numerosos daños en el interior del inmueble, siendo rápidamente sofocado por varias dotaciones de bomberos. Fue entonces cuando el Ayuntamiento procedió a blindar este espacio, cerrando las entradas unas semanas después. Si a nivel privado e institucional se ha producido una evidente irresponsabilidad, nosotras creemos con firmeza que los motivos expuestos son suficientes para no eludir la nuestra como vallisoletanas.

En la sociedad del individualismo, del consumismo y del paradigma del emprendimiento, hemos venido para desarrollar un proyecto útil para la ciudad, para las vecinas de los barrios a nuestro alrededor y para los movimientos sociales. Hemos venido a emprender, sí, pero no para alimentar beneficios particulares y lucrativos, sino para devolver a la comunidad un espacio inutilizado en parte gracias a fondos públicos y que, de muros para dentro, se había convertido en un vertedero. Esos son los objetivos de esta iniciativa: recuperar y revalorizar socialmente el inmueble más allá de las lógicas del mercado, poniéndolo al servicio de la gente. Que este edificio deje de ser símbolo de entramados mafiosos, de chanchullos especulativos, de la vanidad y el lujo, para convertirse en un proyecto abierto a la cultura, a la solidaridad, al debate, al estudio y aprendizaje, al activismo, a la transformación social. En definitiva, que deje de ser un esqueleto vacío en el paisaje de Valladolid para convertirse en un organismo vivo gestionado por quienes no buscamos extraer de él un enriquecimiento monetario.

Ante un modelo abusivo e inhumano que dificulta el derecho a una vivienda digna, consideramos legítimo que las personas busquen salidas individuales a su situación particular mediante la ocupación, pero no es esa la finalidad de este proyecto colectivo ni de este centro social. Aclaramos que La Molinera no tiene entre sus objetivos convertirse en una solución habitacional permanente para nadie, y que las personas que pernocten y hagan vida en el edificio lo harán en función de las necesidades del centro social.

Durante estos días hemos estado haciendo inventario de todos los bienes muebles que permanecen dentro, hemos estado limpiando y acondicionando el lugar, pues queremos comenzar a la mayor brevedad posible con las actividades. Tenemos muchas ideas, que se irán materializando en función de las capacidades y recursos que podamos ir dedicándole al proyecto. Invitamos a todas las vecinas a que aporten sus propuestas y se animen a ponerlas en práctica aquí, porque La Molinera es, desde este momento, suya.

 


 

cs.lamolinera@gmail.com

Twitter   @cs_lamolinera

Instagram   cs_lamolinera

Facebook   La Molinera

5 opiniones en “Presentamos ‘La Molinera’”

  1. Buenas noches, os apoyo firmemente. Ahora no estoy en Valladolid, pero si os puedo ayudar de alguna manera. Soy fotografa y videografa, tengo compañeros allí, por si os interesa.

    Cualquier cosa que pueda hacer, me decis por favor.

    Gracias y ánimo

  2. Hola equipo de La Molinera! Acabo de enterarme de vuestro proyecto. Me parece muy necesario, sensacional e ilusionante . Es importante hacerlo bien bien y aprender a disfrutar, también en Valladolid, de cultura, contracultura, interacción, transgresión, etc, desde la creación y la concentración, la responsabilidad y la alegria! Contad conmigo! Seguiré atenta, y gracias!

  3. La exposición está bien, pero, a mi juicio es poco concreta. Me parece una ocupación ilegal. ¿Quién es su propietario en el Registro de la Propiedad? ¿Ha dado su permiso? Además sigue cerrado por el Ayuntamiento pues las chapas están colocadas, pero ahora algunas estropeadas.
    Cierto que me pareció horrible el cierre de los gestores del hotel dejando a todos los trabajadores en la calle sin una explicación, pero tampoco me parece bien tomarlo al asalto sin permiso de nadie.
    En fin, creo que está bien dedicarlo a fines de utilidad pública, pero con los permisos correspondientes y respondiendo alguna persona física o alguna sociedad legalmente constituída.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *